viernes, 7 de noviembre de 2014

Compañía Lírica “Alberto Dávalos”, música para los oídos, alimento para el alma.



Uno de los lugares que quisiera visitar es sin duda Italia: Roma y sus hermosas construcciones, Nápoles y sus impresionantes paisajes, pero es a Venecia a donde más ansío ir. Pasearme por sus aguas tranquilas, recorrer los canales de la ciudad observando un milagro de la arquitectura y la vida: una ciudad que flota y que canta.

Nunca pensé que este sueño mío fuera a ser posible, un viaje por las tranquilas aguas de Venecia fue el sentimiento que me evocó las interpretaciones de los cantantes que componen la Compañía Lírica de Guantánamo “Alberto Dávalos”. La Sala de Conciertos “Antonia Luisa Cabal” fue mi góndola. A mi alrededor, disfrazados de notas agudas y graves, se dibujaban los edificios, contándome una historia de pasión, arte y melodías.

Voces jóvenes y maduras se conjugan en esta compañía, que defiende la música culta con un repertorio de piezas cubanas y extranjeras. La Compañía Lírica “Alberto Dávalos” constituye una revelación musical y un estímulo para el alma, fundada desde el 2009, agrupa a más de una veintena de músicos, bajo la dirección del maestro Ángel Rafael Herrera. Los dulces acordes del piano acompañan a los intérpretes pero también son protagonistas de memorables piezas.

Los dulces acordes de Sole Mio il volo, penetraron mis sentidos, aún sin comprender esta lengua romance, intuí que se trataba de un canto lleno de amor y emociones, sentimientos universales, que van más allá de una barrera lingüística, más aún si van de la mano de esa lengua universal que es la música.

La música de la Compañía Lírica “Alberto Dávalos” es un alimento para el espíritu y la sensibilidad, propuesta que pueden y deben, disfrutar todos los guantanameros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario