martes, 3 de diciembre de 2013

Guantánamo: Una ciudad que late en el corazón de sus hijos



parque martí guantánamo ciudad cuba


Guantánamo. El 1ero de diciembre de este año mi ciudad, villa, mi rincón, mi pueblo, mi aldea, cumplió 143 años de existencia. Calles, edificios, lugares con más de 100 años de historia bajo el nombre indígena que la define como Tierra Entre Ríos: Guantánamo.

Su gente es buena y afable, solidaria, desprendida, su aire limpio, su clima seco, su temperatura caliente y su sentimiento pleno, porque Guantánamo es una ciudad viva, que habla a todo aquel que quiera escucharla a través de sus personalidades.

guantánamo ciudad cuba iglesiaConversé por estos días con la Directora del Grupo para el Desarrollo Integral de la ciudad  Zulma Ojeda Suárez, una mujer y una institución que como alfareros moldean el barro de nuestra aldea para crear la más bella expresión de este terruño: un entorno que defina a Guantánamo, que lo identifique y lo haga latir en el corazón a quienes lo viven, lo visitan o lo ven a través de fotografías esparcidas por el mundo.

Luces, sombras, historia, modernidad, sencillez, grandeza, todo esto define mi ciudad, más allá de la Fama, el Yunque o el Cemí, y no peco de incauta al decir de espacios renovados, edificaciones nuevas y relucientes, barrios de arquitectura armónica y un centro histórico que conjuga todo aquello que nos define por derecho como guantanameros.

hospital Guantánamo ciudadPero se impone una interrogante: Ante una ciudad renovada ¿Cuál es el deber de sus habitantes? Zulma me responde:

“Hay un principio fundamental para los guantanameros y guantanameras, que es el respeto, el cariño, el amor a su cuidad, que en definitiva es la que contiene  todos nuestros sueños e ideales, es donde vivimos, transitamos y amamos, por tanto es el espacio físico que debemos proteger y desarrollar.

plaza pedro agustín pérez guantánamo ciudadMartí señala en algún momento la importancia que tienen los espacios hermosos para actuar sobre la virtud, y esa es  precisamente la divisa que empleamos de lograr espacios hermosos que usamos nosotros, en el Grupo de Desarrollo Integral para la Ciudad, de buscar espacios hermosos, lograr cualquier rincón de la cuidad, cualquier edificación, cualquier banco con un árbol de manera tal que el individuo se sienta con placer, agradecido y eso pueda contribuir en su actuación, en su comportamiento hacia la ciudad que en definitiva también es su sociedad.”

Al interrogarla sobre el compromiso de los guantanameros para con su cuidad, Zulma me respondió  convencida:

mercado guantánamo ciudad“Definitivamente la cuidad tiene un compromiso con la población pero más lo tiene la población con la cuidad. La cuidad se muestra como son sus habitantes, en la misma medida en que la ciudad se muestra desagradecida, fea, así mismo están sus individuos.

Nosotros los guantanameros nos subestimamos y creemos que nuestra ciudad no destaca por su composición o arquitectura, nada más alejado de la verdad. Nuestra ciudad es hermosa, es linda, muy bien estructurada, tiene una arquitectura de la que podemos sentir orgullo, tiene un trazado urbano vial que la enorgullece, que la distingue entre otras ciudades de Cuba. Está llena de valores históricos y patrios, en cada rincón de Guantánamo puede narrar una historia de nuestras luchas por la independencia. Posee valores sociales, económicos y físicos que realmente la pueden enorgullecer.

El guantanamero necesita identificarse un poco más con su ciudad, investigarla, saber cómo es ella. Pero sobre todo mirarla como turista a ver que de nuevo le encuentra, mirarla como sabio, para desentrañar sus secretos, mirarla incluso como un niño, como si quisieras jugar con ella. Esta es sin dudas una ciudad que puede sorprender, solo que sus habitantes deben aprender a dejarse sorprender.
guantánamo ciudad parque martí

En este espacio existen  muchas cosas de las que se puede sentir orgullo y en la misma medida en la que sus  habitantes puedan acercarse a ella y conocerla, sus habitantes podrán sentir orgullo y  en la misma medida en la que los guantanameros se acerquen a ella, la conozcan y se identifiquen con sus valores autóctonos, podrán apreciar sus valores, lo que influirá en el comportamiento del individuo, en su forma de proyectarse.”

La villa, la urbana, la marginal, la desdeñada, la histórica, la coqueta oriental que balancea sus atributos en el mestizaje y la rumba, que pasillea sus sueños en changüí o el kiribá, que aún canta sus pasiones al compás de los versos de Boti,  que late al ritmo del caudal de  sus ríos, que se mueve y se cambia y se viste y se exhibe en toda su belleza y esplendor. Pero que guarda con celo sus secretos y misterios, esperando que los que la aman, los descubran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario