miércoles, 18 de diciembre de 2013

Gala??? de premiaciones del Festival de Cine Latinoamericano



Aunque en Cuba no entregamos Estatuillas Doradas o Globos de Oro, aunque aquí la alfombra roja no es sinónimo de pasarela para trajes de miles de dólares, hechos solo para usarlos una noche, indiscutiblemente la Gala de Premiaciones del 35 Festival de Cine Latinoamericano, uno de los eventos de cine más prestigiosos América, careció completamente de glamour.

Ayer miraba las premiaciones del 35 Festival de Cine Latinoamericano, sentí en verdad mucha tristeza. La curiosidad  fue más fuerte que el aburrimiento y me quedé casi hasta el final cuando el actual presidente del Festival dijo las palabras de clausura, en lo que resultó ser más bien un acto que una gala de premiaciones.

El escenario estaba pobremente iluminado, sin escenografía alguna, lo único que permitía identificar la actividad era la música y la gran pantalla que proyectaba fragmentos de los filmes premiados.

Los premios fueron nombrados uno a uno, sin espaciarlos, sin distinguir un filme de otro, entregando ceremoniosamente el coral, alegórico a la categoría y me pregunto entonces si esta debe ser la gala de premiaciones  para el mayor evento de cine que gestamos en Cuba e indudablemente uno de los más grandes de América Latina.

En este espacio mío quiero hacer esta reflexión particular, que me entristece sobremanera además, las premiaciones de este Festival fueron una lectura insulsa de los fallos del jurado y felicitaciones transmitidas por unos locutores que distaban mucho de verse felices, animados, conmocionados o cualquier otro sentimiento, acorde a este caso.

Varias interrogantes me vienen a la mente: ¿No había ningún artista dispuesto a  armonizar la gala con un momento musical o una pieza de baile? ¿No había ningún material audiovisual que pudiera realzar esta gala? ¿Dónde estuvo la dirección artística?

Llamó también mi atención que los directores de las obras premiadas, en la mayoría de los casos no estuvieron presente para recoger sus Corales e inevitablemente me pregunto si esto no tendrá algo que ver con el espectáculo tan pobre que fuimos capaces de ofrecer. Cuba está llena de gente talentosa, duele ver que los numerosos artistas que tenemos en nuestro patio, no sean utilizados en eventos como este al que asisten tantos extranjeros y que pueden ser voceros involuntarios e inconscientes de nuestra cultura.

El Festival de Nuevo Cine Latinoamericano llega cada año con numerosas propuestas, alternativas a las grandes producciones de Hollywood, igualmente podemos encontrar alternativas para crear un espectáculo que resuma de qué se trata este Festival, que lo realce, que ofrezca arte para el arte y que regale a los premiados una noche memorable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario