viernes, 11 de octubre de 2013

Unas palabras sobre mi...



Una de las características esenciales que distinguen al ser humano del resto de las criaturas es indudablemente el lenguaje: herramienta que permite la comunicación, más allá de las palabras se expande desde símbolos y signos que permiten la transmisión de nuestras ideas, creencias y sentimientos. Bien pudiera remontarme al surgimiento del homo sapiens, simplificar mis ideas y reducirlas a un montón de gruñidos y pictogramas  que hagan referencia a la cena de esta noche o a la cacería de mañana. Pero el siglo XXI se abalanza sobre mí y para evitar que sucumbir ante la grandeza de la tecnología prefiero hacer uso de ella. Para comunicar mis ideas, no grandes ni exquisitas, pero si muy mías, me creo este espacio. 
Espero que aquellos que acudan a mí en busca de entretenimiento o polémica sean complacidos, la sabiduría es algo que no puedo brindar pues creo que viene aparejada de experiencia que aún no poseo. Que este espacio sea el medio final de transmitir esas ideas que un día, aún muy niña, pensé en plasmar en un libro. De momento me despido con una idea para reflexionar: Nuestro propósito en la vida debe equilibrar aquello que nos más nos gusta hacer y aquello en lo que somos mejores, bienaventurados aquellos en los que coincidan aptitudes y preferencias…
Por más que me guste cantar y bailar, me hice periodista… Espero que me entiendan. Todos los comentarios son bienvenidos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario