lunes, 21 de octubre de 2013

Pájaros de mal aguero????



Invasión al Parque José Martí: ¿La culpa la tiene el totí?




El parque José Martí constituyó siempre un espacio para el sano esparcimiento de la familia guantanamera, lugar para enamorados, jubilados que leen a prensa o personas que conversan a la sombra de los acogedores árboles que rodean esta instalación. Pero desde hace algún una invasión de aves negras obstaculiza el disfrute de este espacio.
Todas las tardes guantanameras el Parque central de la ciudad, es escenario de un espectáculo de la naturaleza que tiene como protagonistas bandadas de pájaros negros que en aire realizan sincronizadas acrobacias. No se trata de un número de circo ni nada parecido, la caprichosa naturaleza, desde hace unos meses decidió reposicionar a estas aves en los numerosos árboles que rodean la citadina instalación.
Pero este fenómeno, sin precedentes en la historia reciente de la ciudad de Guantánamo, es indudablemente una moneda de dos caras, pues las aves se tornan bombarderos de excreta, que ocasionan la molestia de aquellos que transitan por las calles aledañas o los que eligen sentarse a disfrutar del Parque después de las seis de la tarde.
¿Y de dónde son las aves?
El lente de la cámara me permitió capturar los detalles de estas pequeñas aves negras, conocidas en el país, pues son especies endémicas del archipiélago cubano.  Los negros plumíferos miden aproximadamente unos 27 centímetros, un pico y afilado, patas pequeñas, además de volar en bandadas se le puede ver caminando a cortos pasos por el suelo.
Las causas de esta migración son especuladas por  los guantanameros, algunos suponen que la acción del hombre, con la poda masiva en diferentes áreas de la ciudad de Guantánamo han ocasionado una perturbación en los nidos originales de estas aves. Otros consideran que se trata de una migración temporal ocasionada por las estaciones climáticas, por lo que el fenómeno debe asimilarse como natural.
Pero a mi opinión nada hay de natural en esta situación, en extremo curiosa, única de su tipo en la historia de la ciudad más oriental. Los especialistas del CITMA consultados ofrecen diferentes versiones del asunto. En conversación con el biólogo y Master en Ciencias Ecológicas en  de la Unidad de Servicios Medio Ambientales de Guantánamo Gerardo Begué Quiala, este nos explicó:
“En las inmediaciones del Parque pernoctan cuatro especies fundamentales: Totí común, cola de hacha, mayito y el pájaro vaquero, una especie invasiva e incluso agresiva pudiéramos decir. Las causas de este fenómeno pueden ser diversas, presuponemos que puede ser un disturbio en sus nichos originales.
Entre las medidas que habíamos acordado se encontraba realizar una poda hasta un 20 % de la vegetación del Parque, cuidando siempre no comprometer la salud de la flora y la fauna de la instalación, combinarlo además con la ubicación de la ubicación de bombillas de alta intensidad que puedan crear un disturbio en las aves, así como el posicionamiento de un “espanta aves” electrónico, un dispositivo que emite sonidos de depredador que pueden ahuyentar a los pájaros. Pero hasta el momento las medidas no se han cumplido un su totalidad”
Otro de los especialistas consultados, Ricardo Suárez Bustamante  comenta:
“El Totí o Choncholí es un ave que habita en los anillos periféricos de las ciudades, a las cuales se aproximan o se introducen en busca de alimento, el cual se localiza básicamente en el llamado bosque mixto o semicaducifolio, por la heterogeneidad que le da el hombre en sus patios y parcelas al construir los asentamientos humanos, es decir, sembramos en nuestros patios cítricos y frutales,  (frutas  no comestibles para las personas),  como las de los árboles del Parque Martí. Semicaducifolio porque pierden parte del follaje en Otoño y lo recuperan en la Primavera. Hoy esas aves están en medio de la ciudad porque la expansión demográfica, el desarrollo urbanístico y la superficialidad de estudios de impacto ambiental que condujeron a que la ciudad de Guantánamo creciera hacia el Norte (dígase Reparto Caribe), hacia el Sur y hacia Mongomery, a continuación de San Justo, por citar algunos ejemplos. Y  estos parajes formaban parte de los anillos periféricos que te mencioné precedentemente. Dicho de manera resumida están ahí porque el hombre le rompió su hábitat (anillo periférico de las ciudades).”
 ¿Una respuesta tardía?
Días después de realizada esta entrevista comenzaron los trabajos en la tala controlada de la vegetación del Parque José Martí, y la actividad tuvo efectos inmediatos no en los pájaros sino en la población. Numerosos son los guantanameros conocen del asunto y opinan que la seguridad de la flora y la fauna son los asuntos más importantes.
Los defensores del medio ambiente tienen razón, pero debe de tenerse en cuenta también la seguridad de la población guantanamera que está expuesta a un riesgo epidemiológico y a una contaminación medioambiental, en este espacio aledaño a tantos restaurantes, cafeterías y demás ofertas gastronómicas ambulantes.
En cualquiera de los casos, el plan de medidas a aplicar debe tener como premisa la protección de la flora y la fauna, así como la recuperación de uno de los principales espacios de la ciudad guantanamera.
Lo mejor para todos…
Sin dudas ninguna solución que se tome con respecto al medioambiente debe ser aplicada con premura. Todo aquello que influya en la estabilidad ecológica de nuestro entorno requiere de un estudio de las consecuencias inmediatas y a largo plazo que pueden surgir. La solución a una problemática de este tipo, causada por la acción del hombre, requiere de mayor profundidad en los estudios y conciencia en las medidas a aplicar y tiene sin dudas estrecha relación con la necesidad de reforestacón y mejor manejo de  la tala en la ciudad de Guantánamo.
La necesidad de reforestación de la urbe guantanamera es una necesidad ingente y urge articular un proyecto que tenga como centro estas cuestiones. Pero se trata además de tener en cuenta el componente ecológico a la hora de realizar cada una de las obras constructivas que se acometen, a fin de preservar el equilibrio natural del territorio.   
El cuidado de la naturaleza debe ser siempre una de nuestras prioridades, la belleza de nuestra flora y fauna, el disfrute  de un medioambiente sano y armonioso es derecho de generaciones actuales y futuras.




2 comentarios:

  1. Hola Yaiset,
    Hoy sólo vengo a presentarme. He hecho un nuevo blog y quería invitarte para compartir contigo, si te parece bien.
    Aún no tengo amigos, jajaja, ando solo por el mundo todavía. Así que si te gusta también tendrás un nuevo amigo.

    Saludos,
    Jacob K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jacob K Gracias por tu comentario, deja la dirección de tu blog y te sigo. Saludos

      Eliminar